Qué estás viviendo y para qué

Una de las cosas que más me gusta de practicar astrología es que te convierte en una persona más humilde.

Entiendes que formas parte de un enorme reloj cósmico que tiene sus normas y sus ciclos y te rindes a la evidencia de que mejor no luchar contra lo que es infinitamente más grande que nosotros, y por lo tanto, nos supera.

Los planetas, al estar en constante movimiento, indican periodos en los que determinada energía va a estar más presente en cierta área de tu vida promoviendo cambios internos (psicológicos) y cambios externos (acontecimientos).

Este conocimiento resulta muy útil para entender qué estás viviendo y para qué lo estás viviendo.

Dentro de los movimientos planetarios (llamados tránsitos), existen los planetas que se desplazan muy lentamente (Plutón, Neptuno y Urano), los que se desplazan a velocidad media (Júpiter y Saturno), y los rápidos, que son el resto.

Cuanto más lejos del sol está un planeta, más tiempo tarda en orbitar alrededor del sol, lógicamente.

Existen tendencias generales en relación a los efectos de tránsitos planetarios sobre nuestra vida, aunque como es natural el “café para todos” no sirve de mucho y lo importante es estudiar tu carta de manera personalizada.

Es probable por ejemplo notar un plus de madurez o de responsabilidad alrededor de los 28 años por el efecto de Saturno, o un deseo de cambios y de mayor libertad alrededor de los 42/43 años por Urano.

Parte esencial del trabajo del astrólogo es explicarte el efecto de estos movimientos planetarios con el fin de que entiendas este ciclo dentro del conjunto de tu vida y puedas afrontar lo mejor posible esa influencia.

Planetas Lentos: Plutón, Neptuno y Urano

Los planetas más lentos marcan cambios importantes en tu vida: cambios en la forma de pensar, de estilo de vida, de salud, en los afectos.

Puedes notar estos efectos durante un periodo largo de tiempo de hasta dos años.

El paso de Plutón indica cambios internos profundos en la manera en la que estamos en el mundo y manejamos nuestro poder. Neptuno te hablará de en qué área estás trascendiendo tus intereses o sintiendo caos y confusión, y el paso de Urano irá acompañado de cambios en el área de tu vida por la que esté transitando.

Planetas Medios: Júpiter y Saturno

Estos dos planetas también dejan su sello durante varios meses.

Saturno suele implicar estructuración o restricción en el sector por el que transite (afectos, trabajo, salud, etc) y Júpiter lo contrario (expansión, suerte y excesos).

Planetas Rápidos: Marte, Venus, Mercurio, Sol, Luna

Los planetas rápidos sirven de “minutero” a los astrólogos, para poder ver cuándo es más probable que se activen los efectos del planeta más lento.

Los planetas rápidos nos permiten hacer lecturas anuales (revolución solar) y mensuales (revolución lunar), y afinar mucho más la predicción temporal de un hecho.

 

Combinando estas informaciones es posible obtener información valiosa para entender qué momento vital estás atravesando y cuánto tiempo notarás esta influencia en tu vida a nivel interno y externo.

 

¿Estás interesado en saber en qué momento de tu vida te encuentras?

La astrología psicológica y predictiva constituye una poderosa herramienta que te permite conocer aspectos esenciales de tu personalidad, de tus habilidades, de tus áreas de mejora y también de la influencia de tu entorno sobre ti.

Te habla del “por qué” de ciertos aspectos de tu vida y también del “para qué”, de modo que es una manera fantástica de ampliar tu visión sobre tí mismo/a.

Te permite también entender mejor que la vida son etapas y cambios, y que es normal que asi sea porque todo lo que tiene vida cambia.

La astrología explica de manera muy clara la parte dinámica de tu vida, arrojando luz sobre los distintos ciclos vitales que te tocará vivir.

¿Qué puedes esperar conocer a través de una consulta astrológica?

Autoconocimiento y conocimiento de tu entorno

Aunque creas que ya te conoces, el lenguaje astrológico te proporciona una visión distinta y bastante amplia de tus energías, capacidades, potencial y carencias. Además, te puedes llevar sorpresas cuando tu carta natal te hable de habilidades que no sabes que posees porque la vida todavía no te ha invitado a que las utilices.

La astrología también sirve para ver de qué manera tu entorno más inmediato (familia, parejas, socios, hijos) interactúan contigo e influyen en tu vida.

Visión dinámica de tu vida

La vida son ciclos. A veces nos toca bailar con la fea y otras ser el más afortunado del barrio. El movimiento de los planetas proporciona una valiosa información para saber en qué momento de tu vida te encuentras y qué sentido tiene eso en el marco de tu vida.

La mayoría de las personas “sentamos cabeza” o tomamos importantes decisiones alrededor de los 28 años (por el retorno de Saturno a su posición natal), o nos da por hacer cambios importantes de dirección en su vida alrededor de los 42/44 años, por la influencia de Urano en oposición a nuestro Urano natal.

Esta parte dinámica de la astrología es la que permite, también, hacer un estudio personalizado anual de tu vida llamado “revolución solar”, que empieza el día de tu cumpleaños, cuando el sol regresa a la posición que tenía cuando naciste: por ejemplo, si naciste el 23 de junio tu sol estará a 1 grado de Cáncer porque este signo empieza el día 22 de junio a 0 grados de Cáncer, y el sol se desplaza a razón de un grado por día.

Ayuda para la toma de decisiones

El lenguaje de los astros nos permite estudiar cuándo es la mejor época para cada cosa, o, en el caso de que te sientas perdido (no sé qué estudiar, no sé si mudarme o no, o si cambiar de país), examinar cuál sería la recomendación astrológica para estos temas.
Obviamente, la astrología no va a decidir por ti. Ese seguirá siendo trabajo tuyo, pero al menos tendrás más información para decidirte por una opción u otra.

Comprensión de la relación entre dos personas

Otra vertiente muy interesante de la astrología psicológica es la posibilidad de estudiar la compatibilidad de cartas entre personas distintas. Eso nos permite ver “de qué va” una determinada relación (madre/hijo; pareja o de socios de trabajo, empleado/jefe, etc) para entenderla mejor y ver cuáles son sus puntos de unión/conexión y también de desconexión/conflicto.

Sin embargo, y pese a su gran riqueza, desde mi punto de la vista la astrología sirve más como “diagnóstico”, que como “tratamiento”.

Un ejemplo podría ser que a nivel astrológico se observe una alta probabilidad de que te cambies de trabajo.

El astrólogo te informará de dicha posibilidad, pero si este cambio te genera ansiedad y el astrólogo no dispone de más herramientas que las astrológicas, no podrá acompañarte más Leer más