La astrología como terapia

Me dispongo a explicar en este artículo por qué considero que acudir a una consulta astrológica constituye un verdadero acto terapéutico.

Para ello hablaré de los puntos que tienen en común las terapias más habituales con la consulta astrológica personalizada:

  1. Sentirte escuchado y acompañado: con independencia de la técnica utilizada, gran parte de la labor terapéutica se consigue por el mero hecho de sentirte escuchado y ayudado de manera respetuosa y honesta. Esto es, que alguien te escuche sin juzgarte y con la firme voluntad de ayudarte.
    Esta actitud es la misma que encontramos en la consulta astrológica.
    Por ello es tan importante acudir a un astrólogo de carne y hueso y no a webs de astrología que escupen informes. Aunque aportan información, ésta siempre es fragmentada, contradictoria, sin trabajo de síntesis, y por supuesto sin una pizca de feedback ni de calor humano.
  2. Sentirte ayudado: otra parte esencial de cualquier terapia es que sientas que el terapeuta te está ayudando y que la técnica que utiliza es útil para ti.
    La astrología es sin duda de gran ayuda porque aporta mucha información: revela tus luces y sombras, explica capacidades y carencias, y ayuda a entender qué momento de la vida estás atravesando y cuál es la mejor manera de sacarle partido.
  3. Sentirte distinto: el tercer requisito para que una técnica pueda considerarse terapéutica es que salgas de la sesión con la sensación de haber aprendido algo o de haber modificado su energía o tu percepción en algún sentido.
    De alguna manera tienes que sentirte distinto a cuando entraste a la consulta, notar que algo ha cambiado en ti, por pequeño que sea.
    La astrología cumple igualmente con este requisito puesto que amplía conciencias y abre ventanas a nuevas lecturas sobre tu vida y sobre tu momento actual.
  4. Seguimiento en el tiempo: sin duda este punto es el más discutible.
    En general, las terapias se prolongan varias sesiones porque implican un seguimiento para comprobar la evolución del síntoma o problema.
    Y allí es donde creo que la astrología se queda corta.

Es cierto que también se puede hacer un seguimiento a través de la astrología predictiva, aunque desde mi punto de vista no acompaña suficientemente al consultante.
Por esta razón, incorporo otros elementos de acompañamiento a mis consultas., a través del coaching, las cartas asociativas y la PNL.

 

¿Estas interesado en saber en qué momento de tu vida te encuentras?