Hablar de karma en la Carta Natal es compartir la creencia de que formamos parte de una gran cadena energética o “plan de alma”, que se desarrolla a lo largo de varias vidas.

El concepto de karma, por lo tanto, está ligado a la idea de reencarnación, y en nuestra Carta, nos aporta luz acerca de lo que experimentamos en otras vidas y cómo ello puede afectarnos en nuestra vida actual.

Hay bastantes elementos astrológicos que pueden darnos este tipo de información. En este artículo voy a hablar de los que me parecen más relevantes.

LA CASA XII:

La Casa XII es algo así como el “sótano” de nuestra Carta: allí encontramos lo que no vemos, el inconsciente, la influencia de experiencias previas a nuestro nacimiento, y por lo tanto, también, los posibles traumas o bloqueos causados por todo aquello que no nos atrevemos a mirar de frente, porque nos duele o porque no somos conscientes de su existencia.

Lo ideal o “fácil”, es no tener ningún planeta conflictivo (Marte, Saturno, Neptuno y Plutón),  en la Casa XII.

Si alguno de estos planetas se encuentra en la Casa 12 y mal aspectado, seguramente tengamos que realizar algún tipo de trabajo terapéutico en algún momento de nuestra vida que nos ayude a arrojar luz al «sótano”: hacer consciente lo inconsciente para poder dar voz a nuestro dolor, con el objetivo de sanarlo.

Tampoco suele ser sencillo tener al Sol o a la Luna ubicados en esa Casa.

El Sol representa al padre y la Luna a la madre.

Por lo tanto, tenerlos ubicados en la Casa de lo oculto, indica a menudo la ausencia o el escaso contacto de estas figuras en nuestra vida durante la infancia o adolescencia, con el consiguiente impacto emocional.

Al Sol en la Casa 12 mal aspectado le cuesta darse permiso para brillar y para conectar con su parte más genuina y auténtica.

A la Luna en 12 con malos aspectos le suele tocar realizar un importante trabajo interior para sanar la parte emocional y atreverse a mirarla de frente, sin miedo.

QUIRÓN:

Quirón es un planetoide descubierto en 1977 .

En la Casa donde se encuentra indica el sector donde somos “maestros”, donde tenemos cierto don o facilidad, aunque nos cueste darnos cuenta y conectar con ese potencial, dado que precisamente es en esa área donde también estamos “heridos”.

Un ejemplo podría ser: mi padre era alcohólico, lo pase mal por este tema, pero justamente por eso, de adulto seré mucho más consciente de los peligros del alcohol, o incluso puede ser que me dedique a rehabilitar alcohólicos.

Si tengo a Quirón en la Casa 1, es posible que no acepte ciertas parte de mí mismo, físicas o psicológicas, pero una vez las integre, puedo convertirme en un guía o en un ejemplo para los demás.

En la Casa donde tengo a Quirón, tengo una creencia limitante que superar: no valgo (Casa 1), no sé generar recurso (Casa 2), no me comunico bien (Casa 3), soy demasiado sensible (Casa 4), etc…

Lo interesante de nuestro Quirón en Carta es que nos recuerda la importancia de nuestras creencias en la percepción de la vida y de nosotros mismos. Si modificamos nuestra creencia, nuestra realidad cambia.

Si tengo a Quirón en la Casa 3, seguramente me sienta inseguro comunicándome, pensando que no hablo bien o no soy interesante, pero una vez me dé cuenta de que es mi propia creencia sobre mí lo que me hace tener inseguridades en materia de comunicación, permitiré que todo mi potencial en esa área se manifieste.

LILITH:

Para los astrólogos, Lilith (o Luna negra), es el punto donde se encuentra la Luna en su posición más alejada de la Tierra (punto denominado el apogeo de la Luna).

En la Casa donde tengamos a Lilith, representa un área de dificultad, un bloqueo o una dificultad:

Ejemplo: Lilith en Casa 10 nos dificulta el sentirnos capaces de asumir responsabilidades;  en la Casa 7 se va a manifestar en problemas a través de las relaciones de pareja o en la Casa 5, con la expresión de mi parte creativa, o con la maternidad o paternidad.

EL EJE NODAL:

Los Nodos (Norte y Sur) son dos puntos matemáticos donde se cruzan los caminos (eclípticas), entre la Luna y el Sol, vistos desde la Tierra.

El Nodo Sur nos habla de lo que aprendimos en la anterior vida, y el Nodo Norte nos aporta información acerca de lo que nos toca aprender en ésta.

El reto, por lo tanto, consiste de salir de esa zona de confort proporcionada por el Nodo Sur y adentrarnos en lo desconocido, que es lo que nos exige nuestro Nodo Norte, y de esta manera poder crecer y evolucionar.

Por ello hablamos de “misión” en relación al Nodo Norte: porque la misión es algo a alcanzar, y por lo tanto, nos va a exigir tiempo y esfuerzo llevarla a cabo.

Analiza en qué Casa se encuentra tu Nodo Norte para saber qué área has de incorporar a tu vida para crecer y evolucionar.

(Si te interesa profundizar en este tema, te recomiendo leer mi artículo sobre el Nodo Norte y misión de vida).

PLANETAS RETROGRADOS:

Todos los planetas, a excepción del Sol y de la Luna, retrogradan en algún momento.

Cuando un planeta está retrógrado en nuestra Carta Natal, significa que ese arquetipo se expresa de forma distinta a la habitual y también, que en vidas pasadas hicimos un mal uso de esa energía, y por ello en esta vida nos tocará esforzamos más para aprender a utilizar esa energía de forma constructiva.

En la práctica, los planetas que más impactan en nuestra vida cuando están retrógrados son los planetas personales, es decir: Mercurio, Venus y Marte.

Vamos a explicar cómo podemos notar la retrogradación de estos planetas en nuestra Carta natal:

Mercurio retrógrado: indica que en vidas pasadas acaparaste demasiado esa energía, por ejemplo, que hablabas demasiado, que no escuchabas ni dejabas expresarte a los demás.

En esta vida, por lo tanto, quizás te cueste expresarte, seas introvertido y te cueste sentir que tu mensaje llega con claridad a los demás. Por lo tanto, tendrás que aprender a manejar correctamente la energía de la comunicación.

Venus retrógrado: en vidas pasadas quizás pusiste demasiado énfasis en la parte sentimental, siendo muy demandante o exigiendo demasiado a los demás en este ámbito.

Con Venus retrógrado en la Carta, puedes tener la sensación de que el amor que anhelas no llega nunca. La vida te va a traer algunas decepciones sentimentales, para forzarte a ser más realista y enseñarle a ser más autosuficiente en este plano.

Marte retrógrado: en vidas pasadas seguramente fuiste impulsivo, dominante, competitivo e incluso agresivo.

Por lo tanto, en esta vida te costará manejar esta energía, te costará competir, imponerte, o expresar tu rabia.

Tendrás que aprender a ser asertivo, en vez de agresivo, a defender tus intereses sin pisar a los demás. Aprender a manejar tus impulsos de forma adecuada para tí y para tu entorno.

Espero que este artículo te haya parecido interesante.

No dudes en contactarme si quieres conocer tu Carta Natal en profundidad.

¿Quieres conocerte a través de tu Carta Natal?