La ira, o rabia, es una de nuestras emociones básicas.

Por ello es muy importante para nuestra salud emocional no ignorarla y saberla gestionar.