destino versus libre albedrío
Mi visión desde la Astrología

Me llama la atención la insistencia con la que algunos se empeñan en desautorizar a la astrología, argumentando que de ninguna manera el destino puede estar escrito, ya que ello implicaría que no somos libres.

Mi primera reflexión al oir esto, es que tener un determinado destino es inevitable para todos los seres vivos y que ello no implica no ser libre ni carecer de libre albedrío, sino ejercer la libertad dentro de un marco determinado de acción.

O lo que es lo mismo: destino y libre albedrío son compatibles.

El koala nace koala, y ejerce su libertad dentro de sus posibilidades como koala. Sería absurdo y una pérdida de tiempo que se pasase la vida lamentándose por no haber nacido león.

No somos libres radicalmente, y no pasa nada.

Nadie lo es del todo. Yo no he escogido, (de forma consciente al menos), mi cuerpo, ni el siglo en el que he nacido, ni mi país, ni mi familia, y sin embargo, me siento libre de ser quien soy. Esta vida me propone ser quien soy en Barcelona en el siglo XXI, y yo me siento libre dentro de ese contexto que me ha tocado vivir.

La libertad es una sensación, más que una realidad.

Y a más conocimiento, más libertad. Lo dice la física cuántica, el Budismo y el sentido común.

Un guía de montaña es más libre en la montaña que un paseante cualquiera porque conoce las técnicas, el material y el terreno, por lo que tendrá más opciones para escoger dónde va y de qué manera.

Si nos vamos al ámbito de la astrología psicológica y predictiva, estamos en las mismas: el astrólogo te va a ofrecer más conocimiento acerca de ti mismo y de lo que la vida te plantea como posibilidades y retos, y con esa información, tú vas a poder elegir. ¿Y qué es la libertad sino la capacidad de elección?

Un símil que se me ocurre es que el destino sería como la genética de una persona, y el libre albedrío su estilo de vida. El astrólogo habla de tu “genética”, de lo que traes a esta vida desde el punto de vista astrológico. Tu libertad consiste en aplicar tu impronta personal y tu voluntad a esas tendencias. Michael Phelps tiene sin duda un físico idóneo para la natación, pero si no se hubiese dejado la piel entrenando, no hubiese obtenido 28 medallas olímpicas.

También se puede estudiar mediante la astrología las probabilidades de que a una persona le toque la lotería. La libertad consiste aquí en que la persona decida jugar o no jugar, y también, si le toca, en cómo decida gastar ese dinero.

El astrólogo proporciona información sobre patrones, posibilidades y encrucijadas de la vida. Eso sería tu destino. El libre albedrío es tu capacidad para evolucionar e incorporar las lecciones de vida de forma madura y consciente y en coherencia con tu esencia, con lo que eres.

Las personas, por lo tanto, somos co-creadoras de nuestro destino. Destino y libre albedrío van de la mano y se influyen mutuamente.

Se trata de aceptarlo e integrarlo de forma constructiva y de asumir nuestra parte de responsabilidad en el proceso.

 

¿Te gustaría conocer en detalle tu carta natal?